lunes, 24 de mayo de 2010

Carta abierta de Carlos Delgado: de Grandes Ligas a Grandes verdades sobre Puerto Rico y la Universidad

"La huelga en el sistema UPR se ha extendido por alrededor de un mes. Entiendo que es una situación lamentable y me solidarizo con la posición de nuestros estudiantes, quienes han llevado a cabo manifestaciones exigiendo negociar con la administración universitaria de una manera responsable y de buena fe.

Me solidarizo con los estudiantes porque sus demandas son justas y razonables y, en estos momentos, representan la voz del pueblo en contra de este gobierno. Un gobierno que ha demostrado muy poca, o ninguna, sensibilidad en asuntos importantísimos para nuestra sociedad. Lo vimos funcionar erráticamente durante el proceso de los despidos mediante la Ley 7. No estoy de acuerdo con los despidos, pero de lo que estamos hablando no es necesariamente de lo que se hace sino cómo se hace. A eso me refiero con la falta de sensibilidad del gobierno y, en este caso, falta de preparación y eficiencia. Pero eso son otros veinte pesos…

Podemos entender que haya unos desacuerdos y que haya tomado más tiempo de lo que se esperaba resolver las discrepancias. Eso pasa todos los días. Pero la cualidad más importante que diferencia a los seres humanos de otros animales es la capacidad de razonar. ¿Cómo es que dos grupos no se pueden sentar, hablar y razonar, aunque no estén de acuerdo en todo? Estamos bregando, nada más y nada menos, con la Institución que produce la mayor riqueza para la sociedad: un ciudadano educado. Eso es la Universidad.

¿Por qué tenemos que llegar a medidas tan extremas como tener la fuerza de choque en el campus, dando palos y negándole agua y comida a los estudiantes? Esto nos parece totalmente absurdo... a menos que miremos un poco más allá y veamos que se trata de otra estrategia del gobierno para seguir privatizando el sistema. ¡Se les está viendo la costura!

Todos entendemos que la situación económica del país y del mundo está bien difícil, pero lo que no podemos entender es cómo para unas cosas tan importantes como la educación no hay dinero, pero se despilfarran millones de dólares en otras cosas que no son tan importantes. Seamos sensatos, una gran contribución al fortalecimiento de la economía sería erradicar la corrupción.

La Universidad de Puerto Rico es la institución pública educativa más importante de nuestro país. En estos momentos difíciles no podemos negarles a nuestros jóvenes la valiosa herramienta de una educación de primera. Los estudiantes exigen sus más elementales derechos, más aún, representan la voz descontenta de nuestro pueblo. Los apoyamos 100%."

Carlos Delgado
20 de mayo de 2010

(El autor es puertorriqueño y destacado jugador de beisbol de Grandes Ligas)
Fuente: El Nuevo Día, Claridad

No hay comentarios:

Publicar un comentario