domingo, 30 de mayo de 2010

Suprimiendo la cultura e identidad puertorriqueña

La cultura de un pueblo, además de incluir innumerables representaciones de lo cotidiano, se compone de varios elementos que forman parte intrínseca de su identidad. Aunque se observe desde una óptica antropológica, social o nacional, la identidad de una comunidad o grupo social se va construyendo paulatinamente a través de su historia, y se perpetúa en las sociedades a través del arte, las letras, el lenguaje, la música y lo que usualmente conocemos como folklore, tradición, o lo autóctono. La cultura y sus múltiples manifestaciones son de vital importancia para el desarrollo colectivo, la cohesión social y la paz.
El actual gobierno en Puerto Rico ha llevado a cabo múltiples acciones que afectan seriamente las artes, la música, el lenguaje, las letras y otros elementos que componen la cultura de este pueblo. Algunos ejemplos son la eliminación de libros de autores puertorriqueños del currículo en el Departamento de Educación, el cierre y despido de todos los empleados del Centro Ceremonial Caguana en Utuado (principal centro ceremonial indígena en Puerto Rico), la aprobación en asamblea legislativa para disminuir el presupuesto de actividades de música autóctona puertorriqueña de un 30% a un 10%, directrices en el Departamento de Educación afectando las clases de bellas artes, los múltiples despidos en el Instituto de Cultura y en el Ateneo Puertorriqueño, el recorte presupuestario de la Escuela de Artes Plásticas de un $3,325,000 en el 2009 a un $374,000 en el 2011, entre otros.






Sin duda, el sentimiento de pertenencia que se desarrolla como parte de la identidad cultural de lo "puertorriqueño" ha sido recientemente atacado por la estructura administrativa de gobierno que trae consigo otro ideal cultural, uno que interfiere en el crecimiento y desarrollo cultural-histórico de Puerto Rico para fines políticos y de asimilación cultural. Pareciera ser que para las y los puertorriqueños, luego de vivir 112 años de relación colonial con Estados Unidos, la cultura "puertorriqueña" se convertiría no sólo en identidad sino en mecanismo de resistencia.


"De esta manera, las poblaciones colonizadas fueron sometidas a la más perversa experiencia de alienación histórica. Empero, la historia que es cruel con los vencidos suele ser también vengativa con los vencedores. Las consecuencias de esa colonización cultural no fueron solamente terribles para los “indios” y para los “negros”. Ellos fueron, es verdad, obligados a la imitación, a la simulación de lo ajeno y a la vergüenza de lo propio. Pero nadie pudo evitar que ellos aprendieran pronto a subvertir todo aquello que tenían que imitar, simular o venerar. La expresión artística de las sociedades coloniales da clara cuenta de esa continuada subversión de los patrones visuales y plásticos, de los temas, motivos e imágenes de ajeno origen, para poder expresar su propia experiencia subjetiva, si no ya la previa, original y autónoma, sí en cambio su nueva, dominada sí, colonizada sí, pero subvertida todo el tiempo, así convertida también en espacio y modo de resistencia." Aníbal Quijano, Doctor en Letras y Sociólogo peruano

Cada pueblo, cada país tiene su historia, su cultura y su identidad. Si se suprime la cultura de un pueblo, éste quedará lacerado para siempre.
* Foto por Angela Flecha

No hay comentarios:

Publicar un comentario