martes, 29 de junio de 2010

A denunciar la prohibición de acceso a la Legislatura

Mañana miércoles, 30 de junio de 2010, a las 5pm, múltiples sectores se la sociedad puertorriqueña han sido convocados por los estudiantes universitarios del Sistema UPR para llevar a cabo una manifestación en el Capitolio durante la última sesión legislativa. El mensaje contundente trae consigo el propósito de reabrir el hemiciclo del Senado, el cual lleva cerrado desde la semana pasada cuando su presidente, Thomas Rivera Schatz, emitió una orden para prohibir la entrada y acceso a cualquier persona, incluyendo la prensa del país. Esto, en clara violación a la disposición constitucional establecida en el artículo III, sección 11 sobre Poder Legislativo "Las sesiones de las cámaras serán públicas" y a la disposición establecida en el artículo II, sección 4 sobre la garantía constitucional a la libertad de prensa.

En los días que el hemiciclo ha permanecido cerrado se han aprobado múltiples leyes, sin proceso de vistas públicas, relacionadas al presupuesto para el próximo año fiscal, enmiendas a la Ley del Karso para permitir construcciones en el mismo, enmienda a la Ley sobre Calentamiento Global que revierte los controles para reducir las emanaciones de gases de invernaderos y disminuye los métodos de fiscalización, enmiendas para permitir la custodia compartida automática, entre otras. Además, sin ningún tipo de participación de la comunidad universitaria, se aprobó una enmienda a la Ley universitaria que aumentó el número de la Junta de Síndicos de 13 a 17, lo cual ejerce mayor control del gobierno en la universidad, ya que los nuevos miembros fueron nombrados por el gobernador, infringiendo terriblemente la autonomía universitaria y los procesos democráticos que se deben llevar en relación a la Institución de educación pública superior.

Prohibir el acceso a la prensa y a los ciudadanos para conocer las leyes que se están aprobando en el país constituye ineludiblemente un acto totalmente anti-democrático, totalitario, y represivo. Cuando se les prohíbe a las personas participar o tener acceso a los procesos legislativos, entonces todo se transforma en un régimen político que no constituye un Estado de Derecho Democrático, como establece la Constitución del Puerto Rico. Cuando las personas que están en posiciones de poder, abusan del mismo, violan disposiciones constitucionales, excluyen a los ciudadanos de cualquier proceso participativo, impiden el acceso a información, infringen derechos fundamentales, y restringen libertades, se convierten en protagonistas y promoventes de regímenes de tiranía. Fomentan una forma de gobernar autoritaria y fascista.

Esto no se trata de ideologías políticas o partidismos, esto es una cuestión de dignidad y democracia. Mañana, al Capitolio.

2 comentarios:

  1. Al igual que el cierre administrativo de la UPR, el cierre de la Legislatura a los ciudadanos constituye un golpe de estado sobre el espacio público. Ya no sólo se conforman con pasar, por votación legislativa, una serie de medidas que a claras luces atentan contra el bienestar de la mayoría en la Isla. Estamos ante un gobierno al que le molesta el debate, la discusión, la toma de la palabra para discernir de sus posiciones. Por eso, reaccionan con los cierres de dos instituciones fundamentales para el debate crítico en el espacio público: la Legislatura (sobre todo, mediante el proceso de vistas públicas y la cobertura de la prensa) y la UPR.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Judith.
    Sin duda, la gobernabilidad de Puerto Rico, en estos momentos, constituye una grave afrenta y retroceso al desarrollo de instituciones democráticas. Es evidente que cuando se abre espacio a la participación y deliberación en los procesos decisionales en las instituciones políticas/sociales se desarrolla mayor justicia y bienestar colectivo.
    El evento de mañana conlleva, en términos sociológicos, un apoderamiento social de las instituciones de poder político queriendo, a su vez, rescatar la premisa básica de una democracia: el poder reside en el pueblo. Al igual que los estudiantes en la UPR, el reclamo de la sociedad en general es el mismo, mayor participación en la toma de decisiones. El reclamo está ahí, latente, sin embargo las personas que se encuentran actualmente en posiciones de poder y administración de gobierno han demostrado un claro menosprecio a la inclusión de otros sectores sociales en la participación democrática. Mañana, al Capitolio.

    ResponderEliminar