jueves, 24 de febrero de 2011

Conferencia en la Escuela de Derecho UPR: La criminalización de la Protesta

Mañana viernes, 25 de febrero de 2011, a las 3pm en el salón L-2 de la Escuela de Derecho UPR se llevará a cabo la conferencia La Criminalización de la Protesta.
Conferenciante: Eduardo Bertoni de la Universidad de Palermo en Buenos Aires, Argentina. Invita el curso de Derecho y Democracia y el Centro de Periodismo Investigativo.

sábado, 19 de febrero de 2011

Feminismo y Rebellious Lawyering


Asistiendo a las conferencias de Rebellious Lawyering, se llevó a cabo una conferencia sobre "Women´s rights in times of conflicts and political violence". Una de las panelistas, Anushay Hossain, nacida en Bangladesh y directora del programa global del Feminist Mayority Foundation, nos habló de las mujeres en Afghanistan tras la implementación de la política estadounidense y la ocupación militar, y su impacto adverso en el desarrollo y progreso de las mujeres en la sociedad afghana.
Para visitar el blog de esta panelista, Anushay´s Point: The point, the conversation, presione aquí.

La otra panelista, Nimmi Gowrinathan, nacida en Sri Lanka y directora del "South Asia Programs at Operation USA" y candidata a un Ph. D. de la facultad de Ciencias Políticas en UCLA. Su intervención trató mayormente de su tesis doctoral,"Why Women Rebel? State Repression and Female Participation in Sri Lanka." Sobre situación de las mujeres y niñas en Sri Lanka, presiona aquí.


La interacción de los movimientos de derechos de las mujeres en conflictos políticos a nivel local e internacional, fue el tema principal. Se dicutió sobre el desarrollo de este movimiento en Afghanistan y en Sri Lanka y su impacto en la elaboración de un discurso social/político que propenda en mayor apoderamiento y participación.
* foto de mujeres en Sri Lanka (female fighters), en helomaganize.com

martes, 15 de febrero de 2011

Marcha-concentración: NO al tubo de la muerte

Remito comunicado convocando a la manifestación.

"El Comité Amplio de Arecibo convoca a las comunidades y al pueblo en general a marchar contra el gasoducto el sábado, 19 de febrero de 2011 (de 2pm a 5pm). La actividad se llevará a cabo en la carretera 682 Barrio Cercadillo - cruce Urb. Los Pinos a las 2pm, hasta llegar al Parque de Pelota Juan Figueroa de Factor no. 2, para hacer la concentración.

El enfoque de la actividad es lograr que los y las residentes de las comunidades más cercanas por donde se pretende construir el gasoducto nos movilicemos para que el gobierno sepa de una vez por todas que por Arecibo el tubo de la muerte no pasará.

Ahora bien, es importante aclarar que esto es una lucha de todo el pueblo, al igual que la lucha contra la ley 7, los despidos, la lucha del magisterio y la lucha que se da en la Universidad para mantener la educación accesible al pueblo trabajador."

lunes, 14 de febrero de 2011

Yale Daily News: Puerto Rico under siege

YALE DAILY NEWS

Gonzalez: Puerto Rico under siege
By Laura Gonzalez
Guest Columnist

Monday, February 14, 2011

Many of us can’t tear our eyes away from the recent popular upheaval in Egypt. Wherever we stand on the political spectrum, the images of tens of thousands of people risking their lives for freedom have moved us, and the major news outlets in the United States have done all they can to satisfy our curiosity and thirst for understanding. I am sad to say that they have not done the same for another population that is also risking all it has for a greater chance at a life of dignity and personal freedom — the students of the University of Puerto Rico, and the wider Puerto Rican public supporting them.

As a Puerto Rican born and raised on the island, this is not the first time I’ve noticed the lack of attention in American media toward Puerto Rico. Even though it has been an American territory for over 100 years, I still get asked if I need a visa to work in this country (which, by the way, I don’t). Puerto Rico — an island nation of 4 million people under the direct control of the United States — is not generally a subject of instruction in American schools. I have learned to live with this reality, but as my island implodes amid rampant government abuse, widespread crime, political violence and social disruption, I wonder why we are not on the front page of the New York Times… or even on the back page.

Since early last year, the University of Puerto Rico has played host to widespread student protests against substantial tuition hikes and increased political control over the curriculum and administration. Students have peacefully demanded increased participation and transparency in the administrative and financial proceedings of the nation’s only public university, and they have rallied against the government’s attempts to privatize it. The University of Puerto Rico, because of its public nature, is the only instrument of social mobility and opportunity that is available to all Puerto Ricans, regardless of socioeconomic status. The current government, however, intends to sell it to the highest private bidder because it conceives of public education as an unnecessary expense rather than an investment in the future of the nation. Governor Luis Fortuño and his cabinet fail to recognize that a society without education is a society of slaves.

In response to the students’ organized strikes and demonstrations, the government has responded with excessive force. SWAT teams and riot squads have permanently occupied the university premises, and they have banned public protests and the distribution of leaflets — a clear violation of freedom of speech. They have attacked students with pepper spray, tasers and clubs. Hundreds have been arrested for exercising their constitutional rights, and many have been physically injured for it. Imagine New Haven Police responding to a peaceful protest in front of Sterling Memorial Library by throwing pepper spray bombs and beating students against the ground, and then arresting the students and barring them from receiving medical attention. This is exactly what is happening at the University of Puerto Rico on a daily basis. Imagine walking to class as a sniper watches your every move from the top of Harkness Tower. Imagine being called a “terrorist” for exercising your right to free speech and affordable public education, and imagine Obama threatening to fire your professors — even the tenured ones — for supporting you. This is happening at the University of Puerto Rico.

The situation is obviously very complicated, and mine is one point of view among many. Yet the current state of affairs is deplorable no matter how one looks at it. The past few years have been very hard for Puerto Rico, with 17 percent unemployment and an unprecedented crime rate. Many are angry and frustrated with a government whose irresponsibility and social disinterest borders on the poetic. The students’ struggle is a sign that the youth is anything but alienated, and that we can and will rally the nation to pressure the powers that be to step up.

I’m writing this because I’m tired of the silence here. It’s time for the United States and its news media to pay attention to what is going on in their own backyard. We, too, as fellow students, need to open our eyes to injustice much closer to home than we are used to. Political and social repression doesn’t only occur in the Middle East or in “socialist” countries. Egypt is important, but so is your own colony.

Laura Gonzalez is a senior in Trumbull College.

http://www.yaledailynews.com/news/2011/feb/14/gonzalez-puerto-rico-under-siege/

sábado, 12 de febrero de 2011

Fortuño, me alegra saber que eres de "esa" clase por Prof. Aníbal Rosario Lebrón


En entrevista radial, el “gobernador” Luis Fortuño señaló acerca de si iba a empobrecer y llevar a la quiebra al Colegio de Abogados, lo siguiente: “Yo voy a coger el dinero que me corresponde. No estoy al tanto de cuánto es. Es lo que me corresponde como cualquier otro abogado que le cobraron de más”.

Además, cuando se le preguntó si lo hará por convicción, sostuvo que “si a ti te cobran de más, tú vas a exigir que te den el dinero que te cobren de más, aunque sean cinco chavos”.

Aquí mi respuesta.

señor “gobernador”:

Permítame decirle que a pesar de que me preocupa sumamente la posibilidad de que el Colegio pierda su sede y de que las abogadas y los abogados del País tengamos que reorganizarnos y repensar una institución que ha servido al pueblo puertorriqueño por más de siglo y medio, me alegra que reconozca que usted es parte de esa clase que procura la desestabilización de la Isla y no de la clase que ha demostrado siempre su compromiso por construir un mejor Puerto Rico. Espero además que al lograr la descolegiación de los abogados y las abogadas nos haya hecho el favor y evitado la vergüenza de tenerlo que contar como colegiado porque es una vergüenza que un alegado togado viole continuamente las protecciones constitucionales de un pueblo, sea deshonesto, un solapado machista, un mentiroso atorrante y encima desconocedor del Derecho. Parece que en la metrópoli no le enseñaron bien el significado de cobrar de más. El Colegio nunca le cobró un centavo de más, siempre le cobró la cuota requerida a toda su matrícula.

El asunto en el pleito Herbert W. Brown v. Colegio de Abogados de Puerto Rico es que sus aliados del “tribunal” federal se han inventando una tramoya legal para desarticular el Colegio, una institución que desde su fundación ha estado al servicio del pueblo de Puerto Rico. El Colegio, cumpliendo su llamado de ley y preocupado por los cientos de profesionales que no pueden acceder económicamente a los beneficios que se pueden obtener cuando se trabaja para alguna empresa, utilizaba una porción de la cuota de colegiación para comprar un seguro de vida para beneficio de los familiares que la colegiada o el colegiado designasen. Esto el Colegio lo hizo siempre dentro del marco de la legalidad y siguiendo lo ordenado por la Asamblea Legislativa de nuestro País, aunque los doblegados de la jurisdicción federal digan lo contrario.

La Ley Número 43 de 1932 claramente dispuso en su Artículo 2, inciso H que el Colegio de Abogados de Puerto Rico tendría la facultad:

para proteger a sus miembros en el ejercicio de la profesión y mediante la creación de montepíos, sistemas de seguro y fondos especiales, o en cualquier otra forma, socorrer aquellos que se retiren por inhabilidad física o avanzada edad y a los herederos o a los beneficiarios que fallezcan.

Más aún, nuestro Tribunal Supremo en los casos de Colegio de Abogados v. Schneider, 117 D.P.R. 504 (1986) y Romero, Hijo v. Colegio de Abogados, 154 D.P.R. 370 (2001) determinó que la utilización por parte del Colegio de una porción de la cuota para fines del pago de un seguro de vida era una actividad legítima y cónsone con la jurisprudencia del Tribunal Supremo de Puerto Rico y las intenciones de la Asamblea Legislativa del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Aquí le reproduzco las palaras de nuestro Tribunal, a ver si encuentran hueco en su discurso de la ilegalidad.

El poder correspondiente de asignar una parte de la cuota de membresía a la adquisición del seguro forma parte de la autonomía fiduciaria de la institución, cuya matrícula, reunida en Asamblea Anual, determina la manera de disponer de su presupuesto. Colegio de Abogados v. Schneider II, supra, pág. 514. Nada en la Ley Núm. 43, supra, prohíbe que el Colegio de Abogados haga tal asignación de fondos como medida para instrumentar las facultades que la Ley le confiere, si la Asamblea estima que dicho mecanismo es el más adecuado.
El Colegio de Abogados le ofrece, pues, a sus colegiados una serie de beneficios que se financian, en parte, con el pago de la matrícula. Uno de estos beneficios es la cubierta de seguro de vida que se ofrece a todos los colegiados por igual. El Colegio también ofrece otros beneficios ordinarios no renunciables ni reembolsables, como la Revista del Colegio de Abogados, o de carácter optativo, como una mayor cubierta en el seguro de vida, un seguro de salud, etc. La Ley no limita la discreción del Colegio de hacer la determinación del carácter ordinario u optativo de un beneficio y de los fondos con que ha de sufragarlo.
Esta postura es cónsona con nuestra jurisprudencia. Así, en nuestro anterior pronunciamiento en torno al uso de las cuotas pagadas al Colegio de Abogados, secundamos la voluntad de la Asamblea Legislativa al entender como una legítima asignación de fondos aquella destinada a las actividades comprendidas entre los deberes y funciones de la organización.
Romero, Hijo v. Colegio de Abogados, 154 D.P.R. 370, 380-81 (2001).

Y para que esté mejor informado señor Fortuño, esta disposición de ley aun luego de los ataques de su gobierno a la institución del Colegio sigue vigente. Así, como la interpretación de nuestro Tribunal.

En cumplimiento de esa ley, el Colegio utilizaba una porción de la cuota de colegiación para comprar el seguro de vida que según el “tribunal” federal el Colegio no estaba permitido a proveer a su matrícula. Sin embargo, aun cuando el Colegio si estaba facultado para ello, lo crucial es recordarle señor “gobernador” que el Colegio nunca le cobró a su matrícula (incluido desgraciadamente usted) suma de dinero adicional alguna para pagar las primas del seguro de vida. El seguro se pagó siempre con los dineros de la cuota. De no haber existido el seguro de vida la cuota que se cobraba por la colegiación hubiese sido la misma. Así, que déjeme informarle que nunca le cobraron de más, señor “gobernador”.

Es más señor “gobernador”, me pregunto si la persona que estaría cometiendo un acto ilegal en este caso no sería usted al enriquecerse injustamente al recibir ese dinero que el Colegio desembolsó en beneficio de usted y de su familia. Desconozco si usted nombró algún beneficiario en esa póliza durante los años 2002-2006. Jamás lo sabré, porque, afortunadamente para su familia, éstos no necesitaron acogerse a los beneficios de la cubierta. Dudo además que usted haga pública esa información, así como se niega a hacer pública tantas otras. Sin embargo, yo le haré pública una información muy pertinente. Durante ese periodo, 365 colegiados y colegiadas fallecieron y sus familias recibieron los beneficios del seguro.

No creo que este último dato a usted le preocupe tanto como el recibir del Colegio trescientos y pico de dólares invertidos en su beneficio y en el de su familia. Como sabemos, a usted sólo le importa el bienestar de su familia y de sus “amigos”. Tenemos claro ya que le importa más que la primera dama pueda, sin ser increpada, seguir aumentado la cantidad de cierres hipotecarios que otorga diariamente que el hecho de que en Puerto Rico existen miles de mujeres desempleadas a causa de la Ley 7. No tenemos duda alguna que le importa más que sus hijos e hija asistan a universidades costosas en los Estados Unidos que la posibilidad de que nuestros jóvenes no tengan acceso a una universidad pública y excelente en su país. Y, hoy, confirmamos que le importa más tener un poco más de 300 dólares adicionales en sus bolsillos que la destrucción de una de las instituciones que más sirve a Puerto Rico.

Y añado señor “gobernador”, si usted tuviera principios de verdad no se preocuparía por que le devuelvan 5 centavos que supuestamente le cobraron mal, sino por devolver todo el dinero y las instituciones que ha permitido que sus cómplices le roben al pueblo de Puerto Rico y por garantizar que las futuras generaciones tenga un país suyo y no vendido a y en manos de intereses ajenos.

Sin más,
Aníbal Rosario Lebrón

PD – Hágale llegar a su amigo el señor Fusté la siguiente nota. Fusté, que le quede claro antes de que vaya a solicitar cerrar este blog que yo a pesar de ser miembro del Colegio no soy ni su “agente”, ni su “sirviente”, ni líder alguno dentro del Colegio. Así que a pesar de que estoy seguro que le gustaría mandarme a callar como ilegalmente ha hecho con el Colegio al prohibirle poder informarles a su matrícula y a su País cómo usted y sus compañeros de “estrado” se las ingenian para ultrajarnos, no va a poder. ¡JA!

Para aquellas y aquellos que desean mayor información del pleito y cómo salirse de la clasucha a la que nunca han pertenecido, les dejo estos enlaces.

http://www.yonosoydeesaclase.com/
http://derechoalderecho.org/2011/02/10/no-somos-de-la-clase/
http://impericiamedica.blogspot.com/2011/02/yo-no-soy-de-esa-clase-de-abogado.html
http://www.facebook.com/pages/Yo-no-soy-de-esa-clase/193821880645166

viernes, 11 de febrero de 2011

¡Basta ya! por Prof. William Vázquez Irizarry*

La presencia de la policía en el Recinto de Río Piedras de la UPR, que desde un inicio era desacertada y peligrosa, ayer se convirtió en insostenible. Con los incidentes de la tarde debería surgir un consenso mínimo que trascienda las diferentes posiciones que existen sobre la pertinencia de la lucha contra la cuota y los mecanismos de expresión o acción estudiantil.

Necesario o no, hay ciertas cosas que quiero dejar claro al plantear esto. Quien escribe está lejos de tener un historial anti-policía. Mis primeros años como abogado los ocupé defendiendo policías en demandas por violaciones de derechos civiles en el tribunal federal. Luego de eso fueron muchas mis interacciones con altos funcionarios del cuerpo desde funciones administrativas en La Fortaleza y en el Departamento de Justicia. Los veo ante todo como funcionarios y servidores públicos, por lo que rechazo la práctica de insultarlos genéricamente. Al fin y al cabo, son nuestra policía y menospreciarlos como tontos y faltos de educación, es menospreciar a una parte de nosotros como comunidad.

He querido apostar, pues, a una aproximación inicial basada en el respeto. Eso me permite sentirme lleno de la serenidad adecuada para condenar desde lo más profundo el rol que “nuestra” policía está jugando dentro de los predios de la universidad.

Las condiciones de plena desconfianza y suspicacia son óptimas para enfrentamientos e insultos, e incluso simples malentendidos que desemboquen en situaciones violentas. En este momento, me parece secundario quién exactamente dijo qué durante la tarde para que se desencadenara el incidente que culminó en varios arrestos. Lo que considero realmente importante es que en el ambiente que reina en el recinto, lo de esta tarde se puede repetir en cualquier momento.

De hecho, la realidad es que en cualquier escenario hay dos cosas que no cambiarán. Primero, que la causa de éste y otros incidentes es la decisión irresponsable de mantener la presencia de la policía. Segundo, que la intervención de la policía se dará de manera desproporcional y fuera de los parámetros profesionales que deberían imperar.

En cuanto a la causa inmediata del problema, debo insistir que los eventos de hoy ejemplifican la crisis de manera más directa que cualquier otro incidente. Después de todo, adviértase que no se trató de un gran evento ni una concentración masiva. Era una sencilla actividad de expresión, pero que se pretendió realizar en un recinto repleto de oficiales de la policía. Repleto de policías regulares, oficiales de la unidad de arrestos, operaciones tácticas, SWAT y policía montada en sus caballos. El ambiente es de constante tensión y esto es algo que la propia oficialidad de la policía seguramente ya percibe.
Se les nota a muchos el hastío, ya sea por cansancio o bien los ocasionales retos o insultos a los que se ven expuestos. Se les ve incluso actuar a algunos con particular resentimiento. Si tienen razón o no para sentirse así es algo inmaterial en el contexto del saldo final: una situación de inseguridad permanente.

No se trata de simplemente etiquetarlos de abusadores. Aun con lo poderosa que puede parecer esta denuncia, en muchas ocasiones la misma se hace “desde afuera” y sólo tiene el efecto de descalificar al policía como persona. Me parece que en ocasiones habría que cuestionarlos en sus propios méritos como funcionarios públicos. Me temo que si un panel externo de expertos en procesos policíacos de otras jurisdicciones estudiara las intervenciones de los pasados meses, nuestros policías no saldrían bien parados.
Sin embargo, tampoco veo razón alguna para esperar que en futuros incidentes se comporten de manera distinta. Después de todo, sus máximos jefes se han mostrado capaces de endosar cualquier tipo de exceso.

No creo, por tanto, que la situación sea salvable. No hay estrategias ni acomodos posibles. No hay contextos que entender o contemplar. Tienen que salir.

Ese momento llegará y al día siguiente muchos cantarán victoria. Pero ojo, en modo alguno habremos regresado a la normalidad pues la policía no es el problema de fondo de la universidad. Imperará en ese instante la profunda necesidad de reflexionar sobre lo que ocurrió para que cada cual asuma entonces su responsabilidad en lograr que nunca más se repita. En ese análisis de seguro habrá muchas visiones encontradas. Mientras llegue ese momento, manda, ahora, reclamar ¡BASTA YA! a la presencia de nuestra policía en la Universidad de Puerto Rico.

*El Profesor William Vázquez Irizarry es catedrático auxiliar de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico.

miércoles, 9 de febrero de 2011

Conversatorio sobre la cubierta periodística de la huelga en la UPR


Mañana jueves, 10 de febrero de 2011, de 6:30pm a 9:30pm se llevará a cabo un conversatorio sobre la cubierta periodística de la huelga en la UPR en el Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores (SPT) en la Ave. Ponce de León 1018, frente a la estación de Río Piedras del tren urbano. Panelistas: Luis Guardiola (Telemundo), Marcos Pérez (Periódico Diálogo), Aura Colón (Rojogallito), Ricardo Olivero (Radio Huelga) y Teresa Canino (Primera Hora). Moderador: Prof. Mario Edgardo Roche.

lunes, 7 de febrero de 2011

Protagonistas olvidadas de la historia política de Puerto Rico


Presentación de Protagonistas olvidadas de la historia política de Puerto Rico por la Dra. Sandra Enriquez, quien presentará sus obras:

1. Ricarda López de Ramos Casellas: tizas, conciencias y sufragio
2. Brigida Alvarez Rodríguez: una mujer, una historia
3. 1960: memorias y vivencias de las nueve alcaldesas electas


El jueves, 10 de febrero de 2011, a las 7:00pm en la biblioteca del Centro Para Puerto Rico, Fundación Sila M. Calderón, en Río Piedras.