sábado, 28 de mayo de 2011

jueves, 5 de mayo de 2011

Santa Isabel No son gigantes, son molinos

*Finca de berenjena en Santa Isabel, Puerto Rico

Por: Cándida Cotto
Publicado: martes, 3 de mayo de 2011

Usted lector, ¿qué prefiere tener, energía eléctrica en su casa o comida en el plato? La obstinación con el gasoducto se repite con la intención del gobierno de sembrar una finca de molinos de viento en los terrenos de mayor producción agrícola del país que tan sólo en la pasada temporada generaron $65 millones de dólares. Nos referimos a los terrenos del valle de Santa Isabel.

“Será el primer proyecto de molinos de viento sobre hortalizas”, denunció el agrónomo Javier González Carmona.

Se repite la historia los más afectados por la posible futura construcción, agricultores y los vecinos de las comunidades que rodean las tierras se enteraron por casualidad cuando técnicos de la compañía, Pattern Santa Isabel (PSI subsidiaria de Pattern Eenergy) entraron a distintas fincas a hacer hoyos, medir terrenos, sin encomendarse a nadie. Apenas las comunidades al igual que los agricultores se están organizando indicó González Carmona.

El impacto a la actividad agrícola

Lo que parece una actividad inofensiva para producir energía, en este caso para la agricultura del sector representa una sentencia de muerte. El proyecto en cuestión pretende la instalación de 65 turbinas eólicas, mejor conocidas como molinos de viento, para producir 75 megavatios de energía, que serán vendidas a la Autoridad de Energía Eléctrica. Aunque de forma permanente los molinos de viento sólo ocuparan 21 cuerdas, el resto de las 3,700 cuerdas que se afectarán durante la construcción perderán sus beneficios agrícolas.

Entre un tono de indignación e incredulidad González Carmona, agrónomo y agricultor fue desmenuzando a CLARIDAD todos los impactos negativos que los molinos de viento acarrean para la agricultura en Santa Isabel. Para empezar, atribuyó que con el proyecto se pretende utilizar a Santa Isabel de “conejillo de indias” ya que éste sería el primer lugar en el mundo donde se instala un proyecto industrial de esta naturaleza sobre lugares de cultivo intensivo como las hortalizas. El uso intensivo quiere decir que los terrenos se usan durante todo el año para actividad agrícola. De hecho la misma Junta de Planificación (JP) tiene clasificados los terrenos como un Distrito Agrícola A-l es decir agrícola productivo por lo que se consideran de importancia económica para el país.

Destacó además que los terrenos agrícolas de Santa Isabel están considerados como de “primera calidad” debido a la fertilidad del suelo, la disponibilidad de agua, la mano de obra y el clima. Comentó que en el caso de Estados Unidos los ‘gringos utilizarían estos terrenos sólo para la agricultura. Comparó que a diferencia de otros países en donde los cultivos sembrados a la luz de molinos son de carácter extensivo, como lo son el trigo, la cebada, el maíz, pastos y cría de ganado vacuno, los agricultores siembran en primavera y regresan a cosechar en otoño. En nuestra isla en el caso de Santa Isabel se siembra y cultiva todo el año, incluyendo los trabajos de investigación agrícola y desarrollo de semilla.

Agregó que, incluso en donde hay este tipo de instalación, los obreros no trabajan más de 30 horas al año debido al efecto “parpadeo” que provocan los molinos en la vista de las personas. En el caso del Pueblo de las Hortalizas, (como se le conoce a Santa Isabel), los trabajadores agrícolas laboran 150 horas al año. El efecto parpadeo es un síntoma identificado en personas que están en constante exposición al giro de aspas de molinos de viento, lo que llega a provocar mareos, náuseas, ataques epilépticos entre otros. No sólo los trabajadores estarían expuestos a estos efectos sino también los vecinos de las comunidades circundantes; Jauca, El Ojo, Central Cortada, Paso Seco, Ollas y Cayere.

González Carmona, quien representó junto a otros colegas a nombre del Colegio de Agrónomos (CAPR) su oposición al proyecto censuró, además, que la finca de molinos de viento de PSI sería además la primera en el mundo que se construye sobre un sistema por goteo. De hecho los acuíferos del sur ya están declarados en estado crítico por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), por lo que las bases de los molinos a construir podrían afectar la integridad física del recurso agua.

En fin, la finca de molinos impactará 24 operaciones agrícolas, en 3,700 cuerdas, pondrá en riesgo a más de 2,500 puestos de trabajadores agrícolas, a otros 8 mil empleos indirectos y a sobre 500 agrónomos que están empleados en las producciones agrícolas, sólo para producir el 0.1% del consumo de energía en la Isla. González Carmona expresó que este año llegó mucha más gente a las fincas a buscar trabajo que en años anteriores y no se pudieron emplear.
Entre los productos que se cosechan en estas tierras están el mangó –los que se exportan a Japón y Europa– tomates, vegetales como la berenjena, pimientos, guineos, plátanos, aguacates, melones, pimientos, calabaza, cebolla, papayas y los cultivos de maíz, habichuela soya, el sorgo y girasoles que se siembran en otros campos del mundo han pasado en algún momento de su selección por Puerto Rico. Incluso la Declaración de Impacto Ambiental(DIA) del proyecto reconoce que estos suelos han permanecido bajo labranza o actividades agrícolas desde principios del siglo pasado, es decir siglo XX y que es notable la cantidad de tecnología y recursos que se han utilizados a través de los años para suplir agua en el área, y permitir el desarrollo agrícola del sector.

En términos económicos la región de Ponce aportó un total de $155.14 millones o un 19.54% al Ingreso Bruto Agrícola (“IBA”) durante el período de 2008 a 2009, mientras que el municipio de Santa Isabel produjo un total de $56.56 millones, aportando un 7.12% del total del IBA del país.

No son gigantes, que son molinos

El entrevistado aclaró que tanto él como el Colegio de Agrónomos (CAPR) no se oponen al uso de la energía eólica, sino a la localización del proyecto.
Lo mismo opinó el también agrónomo Froilán Ávila, quien tiene 100 cuerdas de cultivos de hortalizas y una siembra de girasoles. En sus 100 cuerdas se supone que van dos de los molinos. Ávila comentó su preocupación por el daño que puedan causarle a sus cosechas durante el proceso de construcción.

“Los caminos que se harán crearán unos diques que en tiempo de lluvia nos pueden crear problemas ya que van a interferir con los desagües naturales”. Describió que los sistemas de riego están todos conectados por lo que uno que se afecte tendrá impacto en los otros. “Estamos seguros de que hay otros lugares, les sugerimos que podían usar la antigua vía del tren que va de Santa Isabel a Ponce”, dijo sobre la única conversación que han tenido los agricultores con representantes de PSI y la Autoridad de Tierras (AT). Con una media sonrisa de ironía Ávila contó que la respuesta que le dieron a esa propuesta fue que las vías estaban protegidas por el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP). De hecho ésta es la única agencia que no le ha dado su aval al proyecto.

La finca de viento que pretende la PSI, la AEE y la AAE se trata de la construcción de 65 turbinas eólicas. Cada una de estas turbinas tiene una medida de 430 pies de altura, (es decir similar a un edifico de 40 pisos) y un diámetro de rotor aproximado de 335 pies (102 metros). Según el reglamento de la Junta de Calidad Ambiental (JCA) se supone que la distancia a guardarse entre las torres y las estructuras más cercanas debe ser 150% mayor que la medida de la torre, entiéndase 645 pies. No obstante la JCA aprobó que las torres estén a una distancia mínima de 473 pies de las residencias y otras estructuras más cercanas.

En el caso del agricultor Asier Roldán Ortiz, quien tiene una operación agrícola de 269 cuerdas, tendría un molino en el mismo medio de la siembra de papaya y frente a la planta empacadora de sus productos. El agricultor dijo que se enteró del proyecto en una reunión a la cual fue llamado por la AT y representantes de la PSI en Santa Isabel, la cual “no fue para consultar sino supuestamente disculparse por entrar a las tierras y hacer hoyos sin permiso”.

Es obvio que el daño físico a las tierras y por ende a las siembras, comenzará con el proceso de construcción de las torres, que conlleva ensayar caminos, remover corteza terrestre, el entra y sale de las grúas etc. Para tener una idea de este impacto tanto en términos materiales como económicos una persona ligada a la industria de cemento consultada describió que la construcción de cada molino conlleva 550 yardas de cemento; 65 molinos es igual a 35,750 yardas de hormigón. Si se calcula que el costo de la yarda de hormigón puede estar entre los $84 a $100 dólares esto representa un costo de alrededor de tres millones.

Karla Acosta Morales, de la Clínica de Asistencia Legal de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR) reveló que aunque se supone que la construcción comience tan pronto como el mes de junio, la realidad es que la empresa subsidiaria de Pattern Eenergy (PE) todavía no tiene el financiamiento para la construcción. Acosta Morales, quien fue contactada por la Comunidad Central Cortada ante el riesgo de expropiación comparó que mientras la agricultura genera sobre dos mil empleos el trabajo de construcción de las torres generará apenas 150 empleos. Una vez estén operando las torres los puestos de trabajo se reducirán a ocho.

La DIA final del proyecto de PSI fue aprobada por la JCA el 30 de noviembre del 2010, de esa fecha al presente tan sólo se llevó a cabo una vista pública. Tanto Acosta Morales y González Carmona por separado denunciaron que aunque la PSI, y la AAE alegan que Santa Isabel es el mejor lugar para colocar molinos de viento, ni la empresa, ni la JCA han permitido que nadie vea el Estudio de Viento de la DIA. Según la información la inversión total del proyecto será de $215 millones para una vida útil de 20 años.

En tanto González Carmona reiteró que la finca de viento convertirán a las mejores tierras agrícolas en el predio con los más altos edificios por lo que perderán su valor al igual que las viviendas cercanas.

lunes, 2 de mayo de 2011

Semana de Seguridad Alimentaria en el RUM



Semana de Seguridad Alimentaria en Puerto Rico en el Recinto Universitario de Mayaguez en la Facultad de Ciencias Agrícolas en el Edificio Piñero

LUNES 2 de mayo

6:30 PM (P 213) - Documental "Vanishing of the Bees". Maryam Henein, productora del documental estará presente para desarrollar una discusión con los presentes.
MARTES 3 de mayo

10:35 AM (P 213)- La Inseguridad de la Seguridad Alimentaria en Puerto Rico (Dra. Myrna Comas)

11:25 AM (P 213)- ¿Qué Podemos Hacer para Producir Alimentos? (Dr. Joaquín Chong)

6:30 PM (P 213)- Agroecología y Soberanía Alimentaria: Alternativas para un Futuro Sostenible (Dra. Ivette Perfecto- Univ. of Michigan)- Videoconferencia

MIERCOLES 4 de mayo

6:30 PM (P 213)- Tendencias en el Consumo y Precios de Fertilizante en Puerto Rico (Dr. David Sotomayor)

JUEVES 5 de mayo

10:35 AM (P 213)- Importancia del Sector Agrícola en la Economía (Dra. Gladys González)

11:25 AM (P213)- Potencial y Disponibilidad de los Terrenos Agrícolas en Puerto Rico (Agro. Manuel Crespo)

6:30 PM (P 213)- Documental “Power of Community” y Exposición de iniciativa de Escuela Especializada en Agroecología de la comunidad El Rosario de San Germán

VIERNES 6 de mayo

Finca Alzamora Abierta- Charlas y recorrido por los predios de la finca Alzamora del Recinto Universitario de Mayagüez. Los grupos se reunirán en el estacionamiento de la Finca. Se harán tres tandas de recorridos:
9:00 AM- 10:00 AM
10:30 AM- 11:30 AM
12:00 M-1:00 PM
Invita: Asociación de Estudiantes Agricultores (estudiantesagricultores@yahoo.com)

Fotos: Clausura Programa ENLACE

El pasado sábado, 30 de abril de 2011, el Pro Bono ENLACE de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico celebró su clausura de los talleres sabatinos. Esta serie de talleres van dirigidos a estudiantes de escuelas públicas con el propósito de exponerlos a las aulas universitarias y a diversos temas del Derecho. Lo fundamental es diversificar la profesión jurídica del País.